La iluminación en el hogar, a pesar de que en muchas ocasiones no se tiene demasiado en cuenta, es uno de los elementos que más influyen en la decoración de cualquier estancia. La iluminación de nuestra casa no sólo tienen una función práctica, sino que podemos aprovecharnos de su poder estético para potenciar nuestra decoración. Una de las habitaciones en las que más tiempo pasamos cuando estamos en casa es el salón. Muchas veces el mobiliario de nuestro salón puede ser extraordinario, pero puede resultarnos poco acogedor, incluso frío. La solución es muy sencilla: planificar la iluminación del salón.

Para empezar a planificar la iluminación de tu salón lo primero que tienes que tener en cuenta es la distribución del mismo. En muchos hogares el salón comparte espacio con el comedor, incluso con la cocina. Por este motivo debes hacer una separación ficticia de espacios. No se necesita la misma luz para ver la tele que para comer. Además debes pensar que sueles hacer en el salón, si lo usas mayoritariamente para ver la tele, para leer…

La iluminación general del salón es la más funcional, también la más fría. Es la luz que utilizas cuando entras al salón pero no esperas quedarte mucho tiempo. Está luz debe iluminar todo salón de forma uniforme. Puedes optar por diferentes tipos de lámparas como focos o downlights repartidos por la estancia, o varias lámparas de techo, distribuidas de forma uniforme. De esta forma proporcionará una luz homogénea a toda la estancia.

 

Iluminación sofá

Luz en la zona del sofá.

La zona del sofá es uno de los rincones más importantes del salón en la mayoría de los hogares. En esta zona esperamos pasar un tiempo de descanso y relax, por lo que la luz que la ilumine debe ser indirecta y cálida. Ya disponemos de una luz general, pero en esos momentos de descanso no haremos uso de ella, sino que necesitaremos una luz ambiental suave. Puedes conseguirla con una lámpara de pie junto al sofá o con lámparas de sobremesa, para las mesita auxiliares. Puedes optar por más de una lámpara, lo que te permitirá jugar con estilos diferentes para darle un carácter más personal.

Iluminación del comedor.

La iluminación perfecta y decorativa para la zona de comedor son las lámparas de suspensión. Instala una lámpara en el centro de la mesa con una luz cálida que no supere los 3000k para que no moleste a los comensales y no interfiera en el color de la comida. ¿Y porqué no incluir varias lámparas? Si combinas diferentes lámparas de suspensión sobre la mesa conseguirás una combinación ganadora y que llenará de estilo tu salón.

Ilumina tu rinconcito de lectura.

La iluminación ideal para una zona de lectura es una luz cálida, por ejemplo puedes colocar una lámpara de pie o una lámpara de sobremesa junto a el sillón o butaca que utilices para sentarte a disfrutar de un buen libro. Deberás tener en cuenta el material de la pantalla de la lámpara ya que algunos pueden influir en cómo ilumina la bombilla. Las tulipas de estilo industrial y metálico aportarán un toque más frío y por el contrario las pantallas de tela te aportarán un toque mucho más cálido.

Con estos consejos sólo te falta hacer una buena selección de las lámparas en nuestra colección de iluminación. ¡Convertirás el salón de tu casa en tu zona favorita!

 

Autor Vaukura

Deja una respuesta