Si tu casa es pequeña o no cuenta con zonas luminosas, deberás hacer uso de estos sencillos trucos que te contaremos a continuación. La elección de los colores a la hora de decorar el hogar, es una de las decisiones más importantes que tendremos que tomar a la hora de amueblar nuestro espacio. Deberás evitar los contrastes de colores y mantener en cada estancia una misma tonalidad, esto hará que luzca más luminoso. Por ello, te contamos cuáles son los 5 colores para dar luminosidad a tu hogar, que deberás utilizar.

Blanco
El color blanco siempre va a ser un acierto a la hora de decorar y amueblar nuestro hogar. Es el color que más luminosos y pureza aporta a todas las estancias. En este color se refleja la luz natural y hace que se cree una sensación de amplitud en el hogar. El color blanco lo puedes utilizar tanto en paredes, objetos decorativos, muebles, etc. Si lo utilizas en muebles o paredes, puedes poner algún objeto decorativo de un color vivo para que resalte.

 

Tonos tierra
Los tonos tierra son ideales para diseñar ambientes muy acogedores y confortables. Quedan genial en el salón e incluso en el cuarto de baño, sin olvidar los dormitorios. En estas tonalidades se incluyen marrones, amarillos y rojos, unos matices que combinados adecuadamente llenarán de luz tus estancias y, en consecuencia, parecerán más grandes.

Gris claro
El color gris parte de que es un color bastante elegante para cualquier estancia del hogar. Y utilizado en tonos claros, puede ayudar a dar sensación de amplitud a nuestro hogar. Este color combinado con el color blanco podrás crear un interiorismo muy cuidado y sofisticado. Y luminoso, que es de lo que se trata.

Beige
El color beige es otro de los colores apropiados para dar luminosidad a nuestro hogar. Este color es acogedor y aprovecha muy bien la luz natural que entra por las ventanas, creando una sensación de amplitud en las zonas en las que sea utilizado. Como el blanco, lo puedes usar en muebles o paredes, con contrastes de color a través de los complementos decorativos o combinado con otras tonalidades o con otros colores de la misma gama cromática.

Azul claro
En el caso del azul, es un color frío ideal para un dormitorio ya que es sinónimo de tranquilidad y calma. Para conseguir darle mayor profundidad a la estancia puedes combinarlo con elementos en cristal, por ejemplo. El azul claro queda precioso en las paredes y con muebles blancos, o viceversa, usado en muebles y textiles sobre paredes blancas.

 

No solo los colores dan sensación de amplitud al hogar, también hay varios trucos como puede ser, utilizar espejos en las estancias que queremos que cuenten con más luminosidad. Los espejos reflejan la luz y crean sensación de amplitud. Podemos colocar el espejo en frente de la ventana para duplicar la luz del sol. Las puertas también comen espacio, por ello podemos apostar por puertas de colores claros o que sean de correderas. Los muebles y objetos de  metacrilato y cristal dejan pasar la luz, la reflejan y son perfectos para crear ambientes ligeros.

Autor Vaukura

Deja un comentario